© 2019 Martín Ortega Abogados

  • LinkedIn Social Icon
  • Twitter Long Shadow
  • Facebook Long Shadow

¡RECLAMA LA PLUSVALÍA MUNICIPAL!

27/02/2017

 

 

 

 

La plusvalía municipal, o también  conocido como impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU) es un impuesto municipal que grava el incremento de valor que experimentan los terrenos de naturaleza urbana a consecuencia de la transmisión de la propiedad de terrenos, viviendas, oficinas, etc. por cualquier título, ya sea este oneroso (compraventas) o gratuito (donaciones, herencias).

 

Es en definitiva un impuesto que recae sobre quien transmite la propiedad , incluso si se transmite como consecuencia de una ejecución hipotecaria e independientemente de que quien trasmita sufra pérdidas.

 

En el caso de las herencias y donaciones el pago de este impuesto es a cargo de la persona que reciben el inmueble llegando a ser muy elevado en los casos de inmuebles de mucha antiguedad, pero  son los dos primeros supuestos, el de venta y trasmisión debido a una ejecución hipotecaria los que están siendo objeto de los más amplios debates en sede judicial.

 

 

PERO, ¿ CÓMO SE CALCULA ESTE IMPUESTO?

 

 

A la hora de calcularlo, el ayuntamiento no tiene en cuenta si ha habido o no un incremento de valor en el inmueble, sino que toma como base el valor catastral del suelo y lo multiplica por un coeficiente en función del número de años que se ha estado en posesión del bien y, además, por un tipo impositivo que viene contemplado en la ordenanza municipal de cada ayuntamiento. Es decir, el ayuntamiento  no entra a valorar si la operación ha generado ganancias o pérdidas al vendedor o desahuciado. Simplemente aplica una operación matemática cuyo resultado siempre es positivo.

 

Pero lo cierto es que si no se produce ningún incremento de valor no habrá ningún hecho imponible al que aplicar el impuesto, por tanto estas normas de cálculo deben admitir en todo momento prueba en contrario.

 

 

 

¿ QUÉ PASA SI EN LA VENTA DE UNA VIVIENDA SE PRODUCEN PÉRDIDAS?

 

Cuando se transmite un inmueble, el vendedor tiene que pagar dos impuestos:el IRPF POR  la ganancia que obtiene a través de la operación de la compraventa y la plusvalía municipal que debe abonar en el plazo de 30 días hábiles desde que tiene lugar el acto. La ganancia patrimonial depende del valor de compra y del valor de venta, de tal manera que si existe un beneficio, se tributa por él en la autoliquidación de IRPF, y se paga entre el 19% y el 23%. Sin embargo, la plusvalía municipal no depende del valor de compra o del valor de venta, y es recaudada directamente por el ayuntamiento de la localidad en que está situado el bien inmueble. Dado que los importes a pagar suelen ser bastante elevados, su pago ha generado bastante controversia.

 

A este respecto el criterio lógico del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en su Sentencia  805/2013 de 18 de julio señalaba que "el impuesto grava, según el artículo 104 de la Ley de Haciendas Locales, el incremento de valor que experimenten los terrenos, y se ponga de manifiesto a consecuencia de la transmisión de la propiedad". Y concluye que "la ausencia objetiva de incremento de valor dará lugar a la no sujeción al impuesto".

 

En este sentido son otras dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de fechas 10 y 28 de junio de 2016, en la sede de Valladolid  establecen también que no existe incremento del valor del terreno necesario para que se produzca el hecho imponible del IIVTNU (plusvalía), ya que a la vista de las pruebas aportadas por los interesados, “no se justifica que se someta a tributación un incremento que es inexistente” .

 

 

REGULACIÓN LEGAL

 

 

 

El Real Decreto-Ley 8/2014, de 4 de julio, estableció para estas situaciones una exención del pago de ese impuesto que sólo afecta a los casos en que se trata de la vivienda habitual y además no se disponga de más bienes. Es decir, que segundas viviendas, oficinas y locales de negocio quedaron fuera y sus dueños quedaron en deuda con su ayuntamiento por “el incremento de valor” que les supuso esa pérdida. Y como en la mayoría de los casos no pagaron la plusvalía , fueron sancionados.

 

 

RECOMENDACIONES A LA HORA DE ACTUAR

 

 

  •  Siempre hay que pagar. Primero se paga, luego se reclama, para evitar sanciones, recargos, etc.

 

  •  Una vez que se ha efectuado el pago del impuesto, el primer paso es presentar un escrito de solicitud de rectificación y devolución de ingresos indebidos ante el ayuntamiento que ha recaudado el impuesto.

 

  •  La Administración tendrá que darnos un plazo para interponer recurso de reposición y, si lo permite la continuación la reclamación económico administrativa que será resuelta por el Tribunal Económico Administrativo municipal correspondiente, agotándose así la vía administrativa.

 

  • Si resulta desfavorable, entonces habrá que iniciar un procedimiento judicial, que es donde más posibilidades de ganar tiene el afectado. El plazo es de dos meses para interponer un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia correspondiente.

 Si es  el propio ayuntamiento quien realiza la liquidación y nos da un plazo para contestar, es en este momento cuando tenemosinterponer el correspondiente escrito de alegaciones o recurso de reposición, pero habiendo efectuado el pago.

 

Como se puede apreciar, son varios los pasos que hay que dar antes de recuperar el dinero que injustamente es exigido por los Ayuntamientos, pues en muchos casos no obedece a ningún beneficio, y desde el DESPACHO DE ABOGADOS DE MARTÍN ORTEGA nos ponemos a tu disposición para ayudarte con cualquiera duda que pudiera surgirte a este respecto.

 

Please reload

Posts Destacados

Estafa con factura de Endesa

09/06/2018

1/10
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Búsqueda por Tags